desde nivel B1 /  nuevas tecnologías  /  opinión  /  Laura Corpa 

escasez lingüística, ciberlenguaje, emoticonos

acento castellano

  • Glossary
  • Glossaire
  • Glossar
  • Glossário

O como cantan Los Ganglios en su tema LOL, “sksz lngstk n l rz*” (Escasez1 lingüística en la red). Los seres humanos nos comunicamos entre nosotros por mail, por chat, por Whatsapp, por sms. El mundo de las abreviaturas2, de las siglas y de los emoticonos, sustituye cada vez más al lenguaje convencional. Bienvenidos al ciberlenguaje, un lenguaje de signos que comienza a ser universal.

En este peculiar universo de comunicación los emoticonos son los reyes de la fiesta. Un simple dibujito puede describir nuestros estados de ánimo3 sin necesidad de expresarlo con palabras. Los diferentes gestos de los emoticonos, herederos4 de los famosos “acid” de los ochenta, pueden significar en nuestros mensajes que algo nos entristece , o nos asombra ,nos enfada o nos hace felices . Pero hay vida más allá de las simples caritas. Existen otras figuras en ese maravilloso catálogo de emoticonos como la bailarina de flamenco, esa que los amigos se envían cuando quieren quedar para salir a bailar, o el emoticono del aplauso, por ejemplo, muy utilizado en mi pandilla5 para felicitarnos, multiplicado por diez, sea por la razón que sea. Cualquiera de nosotros puede contar que se va de viaje a la playa con su pareja utilizando tres simples emoticonos, ¿Será que en breve la vida se podrá resumir en emoticonos? ¿Se estará yendo el español a la ?

 
LOL! OMG! WTF?
Citando de nuevo la letra de la canción de Los Ganglios las siglas son otras de las protagonistas de la “contaminación” del ciberlenguaje. “Si algo te hace gracia pones LOL, (Laughing Out Loud) si algo te estremece6 pones OMG (Oh My God), si algo no lo entiendes pones WTF (What The Fuck)”. Estas siglas sustituyen a las palabras o a los estados de ánimo y la mayoría provienen del inglés. A pesar de que muchos hispanohablantes no dominamos con fluidez esa lengua, somos perfectamente capaces de utilizar esas siglas con soltura7 porque nuestro uso de las redes sociales nos está acostumbrando a ello. Aunque los cambios, las nuevas siglas y la terminología propia de la red avanza a tanta velocidad que cualquiera se puede quedar obsoleto y fuera de la conversación social por no saber qué significado tienen los signos que está recibiendo.

Pero la llegada del ciberlenguaje no tiene por qué ser catastrófica. El periodista Mario Tascón, apoyado por la RAE (Real Academia Española), ha publicado el interesante libro Escribir en internet. Guía para los nuevos medios y las redes sociales. Según Tascón, “en las redes florecen8 nuevos usos lingüísticos, algunos de ellos heredados de los mensajes sms. Los signos de apertura tienden a desaparecer (‘qué piensas?’), se producen agrupaciones de palabras (‘diadeinternet’, ‘nonosvamos’) y la brevedad lleva a veces a escribir ‘salu2’, ‘ade+’ o ‘bss’. La k parece adquirir un carácter reivindicativo en expresiones como ‘k kieres?’; hay palabras que se estiran, como ‘adioooooos’, ‘goooOOoool’, en un intento detransmitir sentimientos’, y no es lo mismo decir ‘no’ que ‘¡¡¡¡¡No!!!!!’”.

Como periodista con experiencia en redes sociales, mi reflexión personal ante todo esto es que finalmente los seres humanos siempre vamos a necesitar comunicarnos con los demás a través de cualquier medio existente porque somos animales sociales. Sumarse a los cambios no debe hacernos descuidar9 la riqueza y la herencia10 de una lengua, la española, que lleva siglos demostrando que no puede ser sustituida por un código de signos limitado. La belleza de las palabras, la calidez11 de una conversación directa, sin mensajes de texto de por medio, saborear12 las palabras hermosas y cada vez más en desuso, no dejar de leer, de aprender y de expresarnos es una responsabilidad nuestra. Y no hay WTF que valga.

 

* Escasez lingüística en la red es una frase de la canción LOL de Los Ganglios que puedes escuchar en YouTube .


Texto publicado en el número 49 de la revista Punto y Coma

pyin049p

EDICIÓN IMPRESA