desde nivel C1  /  artes escénicas  /  entrevista  /  Clara de la Flor  

Hablamos con la bailaora1 Rocío Molina en Barcelona el día del estreno de su último espectáculo, Afectos.

Rocío Molina (Málaga, 1984) tiene una cara expresiva y los ojos verdes y achi-nados. Es risueña2 y en las distancias cortas su actitud está muy alejada de la chulería3 flamenca. Es bailaora, coreógrafa y empresaria. A pesar de su juventud, cuenta con más de diez espectáculos propios a sus espaldas4 y fue Premio Nacional de Danza en la modalidad de interpretación en 2010.

Escucha música clásica desde que es- taba en el vientre5 de su madre y, con solo tres años, empieza a ir a la academia de baile de su barrio, algo habitual para una niña andaluza. A los cinco años le pidió a su familia que la llevase a un sitio “para estudiar el profesional” y siempre tuvo claro que, de todo lo que bailaba, lo que más le gustaba era el flamenco.

La primera vez que trabajó con la bailaora Manuela Carrasco (toda una leyenda del flamenco), no podía ni subirle la cremallera6 del vestido a causa de los nervios. Ha bailado con Israel Galván, un Kafka con botines7; ha tenido como maestro a Mario Maya, considerado el iniciador del flamenco contemporáneo; le ha bailado al cante de Carmen Linares y Miguel Poveda; y la cantaora8 Mayte Martín la presentó en una ocasión como “lo mejor que había moviéndose ahora mismo en los escenarios”.

Las bailaoras y bailaores de flamenco son músicos que hacen percusión con sus pies, su cuerpo es su instrumento. El baile flamenco ha cambiado muchísimo desde sus orígenes; ha aumentado la velocidad de los pies y los movimientos del cuerpo cada vez son más complejos. Los bailaores necesitan muchas horas de estudio y la educación reglada9 tiene un nivel muy básico de flamenco. Por este motivo, los que se quieren dedicar a esta danza profesionalmente tienen que buscarse la vida10 con maestros privados. Es el caso de Rocío Molina, que además no proviene de una familia de tradición flamenca. La malagueña11 se quedó “hipnotizada” la primera vez que vio bailar a Carmen Amaya, la bailaora que triplicó la velocidad de los pies. Y es que las nuevas tecnologías permiten que uno viaje en el tiempo y viaje incluso a la intimidad de algunas familias flamencas. ¿Cómo? Gracias a YouTube, naturalmente. A través de este canal Rocío Molina ha podido imaginarse cómo era el flamenco de antes y llevárselo a su terreno12 “como si transcribiese una obra de piano a guitarra”, su gran pasión.

Rocío, hay quien se queja de que las nuevas generaciones de bailaoras y bailaores no se interesan por sus predecesores y que no investigan. ¿Estás de acuerdo con esto?
Entiendo la preocupación de estas grandes figuras, de estos grandes pilares del flamenco, la preocupación por la juventud que llegamos aquí y hacemos lo que nos da la gana13, lo que nos da la gana entre comillas14 porque yo lo primero que he hecho es admirarles a ellos y respetarles al máximo y sigo haciéndolo porque es que me gusta, me gusta ver eso.

Lo único, que hay que intentar apreciar el talento un poco diferente que tiene la gente que va naciendo. Yo no he vivido una posguerra, yo no he vivido “tener hambre”, tampoco quiero vivirlo. Sin embargo, vivo otras cosas, me inquietan15 otras cosas, vivo el estrés… Y luchamos de otra manera, yo no soy solo bailaora, soy empresaria16, creadora, tengo que tener un psicólogo que me ayude a llevar todo esto, tengo que saber organizar mi tiempo, tengo que saber manejar17 un ordenador, dirigir… muchas cosas que antes no se hacían.

 

Clara de la Flor es periodista y editora: “La educación es la única llave que abre todas las puertas. Sin ella seremos esclavos de nuestro tiempo”.

glossary

1 bailaor: flamenco dancer 2 risueño: cheerful 3 chulería: cocky attitude 4 a las espaldas (de uno): in one’s past 5 vientre: belly, womb 6 cremallera: zipper 7 botines: dancing shoes 8 cantaor: flamenco singer 9 educación reglada: formal education 10 buscarse la vida: to fend for oneself 11 malagueño: native of Málaga 12 llevarse algo al terreno de uno: to adapt something to oneself 13 hacer lo que le da la gana a uno: to do whatever one pleases 14 entre comillas: quote-unquote, so to speak 15 inquietar: to disturb 16 empresario: business person 17 manejar: to operate, use

glossaire

1 bailaor: danseur de flamenco  2 risueño: souriant 3 chulería: vantardise  4 a las espaldas (de uno): que l’on porte sur le dos  5 vientre: ventre  6 cremallera: fermeture éclair  7 botines: bottines  8 cantaor: chanteur de flamenco  9 educación reglada: instruction officielle 10 buscarse la vida: se débrouiller  11 malagueño: malaguène  12 llevarse algo al terreno de uno: adapter à son expérience, à son savoir  13 hacer lo que le da la gana a uno: en faire à sa tête  14 entre comillas: entre guillemets  15 inquietar: inquiéter  16 empresario: entrepreneur  17 manejar: mener

Glossar

1 bailaor: Flamencotänzer  2 risueño: fröhlich  3 chulería: Hochnäsigkeit  4 a las espaldas (de uno): hinter sich  5 vientre: Bauch  6 cremallera: Reißverschluss, Zipper 7 botines: Tanzschuhe 8 cantaor: Flamencosänger  9 educación reglada: formale Ausbildung 10 buscarse la vida: sich durchschlagen 11 malagueño: aus Malaga 12 llevarse algo al terreno de uno: etwas für sich selbst anpassen 13 hacer lo que le da la gana a uno: tun, wonach einem ist 14 entre comillas: unter  Anführungszeichen, sozusagen 15 inquietar: beunruhigen  16 empresario: Unternehmer 17 manejar: bedienen

glossário

1 bailaor: dançarino de flamenco  2 risueño: risonho 3 chulería: metidez, papo 4 a las espaldas (de uno): pelas costas 5 vientre: ventre 6 cremallera: zíper 7 botines: botim, sapatilha de dança 8 cantaor: cantador de flamenco 9 educación reglada: ensino oficial 10 buscarse la vida: virar-se 11 malagueño: de Málaga (Espanha) 12 llevarse algo al terreno de uno: olhar pelo próprio interesse 13 hacer lo que le da la gana a uno: fazer a própria vontade 14 entre comillas: entre aspas 15 inquietar: inquietar 16 empresario: empresário  17 manejar: manipular, usar