desde nivel B1  /  cultura  /  reportaje  /  Clara de la Flor

spanglish

acento venezolano

  • Glossary
  • Glossaire
  • Glossar
  • Glossário


Casi todos los lingüistas están de acuerdo: no es una lengua. Es libre, no tiene normas, es espontáneo1, oral y, para muchos, una seña de identidad2. El espanglish es una manera3 de expresarse, es un hecho, una realidad lingüística en la que mujeres y hombres de origen hispano nacidos en Estados Unidos y bilingües4por derecho, se sienten cómodos.

“Se trata de una serie de prácticas5 comunicativas, de maneras de hablar que son legítimas6, e incluso consideradas correctas y apropiadas en determinados7 contextos. Efectivamente8, mucha gente cree que el espanglish es consecuencia de un conocimiento defectuoso de la lengua, y eso en algunos casos es cierto. Pero, en líneas generales, caracterizar de esa manera el espanglish sería distorsionar la realidad”. (José del Valle)

“Yo lo llamo spanglish, a mí no me preocupa ese término; pero sí, hay otra gente que lo usa para desprestigiar9 y hablar mal de los hablantes10 y de la forma de intercalar11 los idiomas. Pero, la verdad es que no es ninguna jeringonza12, no es nada nuevo, todos los grupos bilingües lo han hecho…, y por eso hay gente que dice que prefieren el término ‘el español popular de los Estados Unidos’. Lo que sí se sabe es que, el que lo hace, honra las leyes de la gramática del español a la vez que honra las leyes de la gramática del inglés, y solamente los bilingües saben donde pueden unir un vagón13 de uno de los idiomas con los vagones del otro idioma”. (Ana Celia Zentella)

Tanto José del Valle como Ana Celia Zentella son filólogos y profesores en las universidades de Nueva York (The City University of New York) y San Diego (University of California, San Diego) respectivamente. Él es español y lleva ya 20 años en Estados Unidos; ella es hija de latinoamericanos, aunque nació y se crió14 en Nueva York. Los dos conviven con ambas lenguas. Español e inglés se mezclan de manera natural e inconsciente en su día a día. Son testigos15 de la fusión y, además, participan del fenómeno lingüístico.

ORALIDAD Y ESPONTANEIDAD

El espanglish se habla y algunos empiezan a escribirlo, y ante frases como “cierra la window, que me estoy frizando” no podemos evitar esbozar16 una sonrisa; sobre todo, los hispanohablantes que no vivimos esa realidad. Pero la verdad es que no debería sonarnos tan raro. Cualquiera que haya vivido fuera de su país natal17 y haya experimentado una inmersión en otra realidad lingüística será capaz18 de entender el fenómeno. Todos los grupos de inmigrantes en cualquier parte del mundo adoptan palabras de la lengua del país de acogida19 y las introducen en su vocabulario, aun cuando en su propio idioma haya una palabra con el mismo significado.

Latinoamericanos y españoles, desde Nueva York hasta California pasando por Florida, conviven con dos sonidos, con dos idiomas: el oficial y el exportado por los inmigrantes procedentes20 de América Latina. Hoy hay 45 millones de latinos, pero se calcula21 que en 2050 habrá 128 millones, según un estudio22 realizado por el Pew Research Center. El espanglish es un fenómeno sociolingüístico que se escucha por todas partes y que atestigua23 que la realidad social de Estados Unidos está cambiando. El fenómeno es más natural de lo que parece, es más fresco24, espontáneo y, para algunos, un hecho necesario. Lo que ocurre en Estados Unidos, según la profesora Ana Celia Zentella, es que los latinos tienen una creatividad fuera de lo común25. “Todo inmigrante inmediatamente al llegar aprende unas palabras en inglés y empieza a adaptarse al léxico del inglés, pero no hacen esa alternancia26 creativa, que es la que nos distingue27 a nosotros, en la cual nos sentimos más cómodos. Yo, al hablar con usted ahora, me siento cómoda pero no soy Ana Celia completa. La Ana Celia completa habla inglés a veces, español a veces…, pero con la gente con quien más comparto28, más afines29, hablo los dos”.

El espanglish no es exactamente la fusión del español y el inglés, sino un español salpicado30 de palabras y expresiones inglesas. En un principio se creyó que era una mezcla al 50%, fruto31 de una realidad bilingüe, y se barajó32, entre otros, el término ingañol. Hoy es conocido como  espanglish o spanglish, y nadie niega que es una forma de hablar español.

SEÑAS DE IDENTIDAD

“Los jóvenes son los que más acostumbran67, si son bilingües. Intercalar los dos idiomas es una forma de identificarse y de conocerse mejor con otros que comparten la experiencia de haber nacido o haberse criado en los Estados Unidos”, dice Ana Celia Zentella. Cuenta la profesora que ha escuchado a los niños de California y Nueva York decir la palabra “chiriona”. ¿Alguna idea del significado? Viene de “to cheat”, hacer trampas,  y de “cheater”, tramposo. Los niños, por su condición de seres libres en cuanto a68 que no se rigen69 por convenciones70 o normas, por códigos lingüísticos estrictos, inventan constantemente palabras, y en Estados Unidos, los niños de padres hispanohablantes crean palabras que no son más que el reflejo71 de una realidad en la que el español está cada día más presente.

*También te puede interesar el reportaje Espanglish o spanglish completo en PDF con audio, fotos en color y actividades.Texto publicado en la revista Punto y Coma