desde nivel A2 / debate / Alicia López

Reducir plástico

acento castellano / venezolano

  • Glossary
  • Glossaire
  • Glossar
  • Glossário


Que el planeta no está preparado para asimilar la cantidad de plásticos que se fabrican hoy en día es un hecho por varias razones: ni hay recursos1 suficientes para mantener el nivel de fabricación, ni los hay para eliminarlos una vez usados. Pero ¿es responsabilidad del ciudadano reducir su consumo? La relativa incomodidad de sustituir el plástico por materiales más perdurables2 y menos contaminantes como el metal o la madera, ¿merece la pena3?
 
EN CONTRA DEL USO DE PLÁSTICOS

  • El plástico tarda más de cien años en descomponerse en el medio ambiente. Algunos tipos de plástico tardan incluso 1000 años. Además, el proceso de reciclaje es muy costoso y también contaminante.
  • Millones de animales de más de 300 especies de todo el mundo comen plástico, incluidos los peces, en la base de la cadena alimenticia4 de la que dependemos. Por esta causa, muchos de estos animales sufren una muerte cruel y agónica5.
  • El 100% de las playas analizadas en todo el mundo dan positivo por microplásticos en la arena, además de los plásticos visibles que las contaminan. Hay lugares de los océanos en los que el plástico es más abundante que el plancton, alimento base de la vida en el mar.
  • El plástico se fabrica a partir de petróleo y gas. Reducir su consumo significa reducir las extracciones y el consumo de energía, lo que se traduce en una menor contaminación.

 
A FAVOR DEL USO DE PLÁSTICOS

  • El plástico es un material ligero. Su uso en la fabricación de coches y aviones hace que estos usen menos combustible para su funcionamiento. Y a menor uso de combustible, menores emisiones de CO2.
  • La fabricación de paneles solares y molinos de viento, imprescindibles para la utilización de energías renovables6 como el sol y el viento, está basada en el plástico.
  • Las neveras7 actuales utilizan el plástico en sus sistemas para garantizar que sus alimentos y bebidas se conserven frescos y fríos durante más tiempo gastando menos energía.
  • Las bolsas de plástico son cómodas y limpias. No nos va a resultar fácil reducir su consumo o vivir sin ellas.

 

* Texto publicado en el número 61 de la revista Punto y Coma       

pyin061p

EDICIÓN IMPRESA