desde nivel B1  /  literatura  /  perfil  /  Aroa Moreno

gelman

acento argentino

  • Glossary
  • Glossaire
  • Glossar
  • Glossário


JUAN GELMAN: LA HONESTIDAD DEL POETA

Juan Gelman, el de la ironía, el que gritó que el olvido quedara borrado1 de los diccionarios, el urdidor2 de versos a la soledad, el que persiguió por el mundo la sombra de una dictadura en busca de una nieta desaparecida dentro de un vientre3, el que escribió en sefardí4 más de 90 poemas en un Buenos Aires herido, el periodista, el de la inteligente risa, el que curó sus heridas muchos años después, el poeta argentino que se comprometió5 “hasta la muerte con la poesía” ha sido el último ganador del Premio Cervantes (2007), el mayor galardón6 de las letras iberoamericanas.

Gelman (Buenos Aires, 1930) es un poeta comprometido con la vida y con la poesía. De raíces7 judías, el escritor y periodista fue víctima de la dictadura argentina. Su hijo y su nuera8 desaparecieron cuando ésta estaba embarazada9. No fue hasta el año 2000 cuando Gelman pudo reencontrarse10 con su nieta tras una larga búsqueda. Este dolor marcó11 la vida y obra del poeta e impregnó12 las palabras de su discurso de agradecimiento13 del Premio Cervantes, donde afirmó que las heridas14 de la dictadura “aún no están cerradas”. “Hay recuerdos que no necesitan ser llamados y siempre están ahí y muestran su rostro15 sin descanso. Es el rostro de los seres amados que las dictaduras militares desaparecieron (hicieron desaparecer)”.

El vicio16 de la poesía, como él lo llama, nació en Gelman temprano, a los nueve años. “Claro que fue por una chica. Al principio le mandaba versos de un argentino del siglo XX, Almafuerte, pero no me hizo caso17. Así que decidí probar yo mismo. Tampoco me hizo caso. Ella siguió por su camino y yo me quedé con la poesía”. Fue en 1956 cuando publicó18 su primer libro, Violín y otras cuestiones.

Mientras sus padres le hablaban en ruso y los exiliados españoles le contaban historias de la Guerra Civil, Gelman fue acostumbrándose al desarraigo19. De su exilio20 en México rescata21, literariamente, su acercamiento a obras como la de Santa Teresa y San Juan de la Cruz. “Su lectura me reunió con lo que yo mismo sentía, es decir, la presencia ausente22 de lo amado, Dios para ellos, el país del que fui expulsado23 para mí. Y cuánta compañía de imposible me brindaron24”.

Este hombre, que lleva la poesía tatuada25 en sus huesos, dejó que ésta se fuera impregnando de las circunstancias que le tocó26 vivir de forma muy inteligente. Honesto con su obra y con su tiempo, Gelman se esfuerza en cada poema por el rescate de la memoria, por luchar contra el olvido en “estos tiempos mezquinos27” y en retorcer28 el lenguaje tanto como el mundo en el que vive.  De esta lealtad29 a la palabra y a la vida nacieron libros como Gotán (1962), Cólera buey (1964), Dibaxu (1994) y País que fue será (2004).

En Mundar, su último libro, Gelman vuelve a revisar sus cicatrices30 y mira al futuro con esperanza. “El tango que dice hay dolor/que no se cura con lágrimas/vigila31 un sueño”. Y él seguirá vigilante, con la poesía como bandera, para luchar contra el olvido y la miseria32.

*El poeta y periodista argentino Juan Gelman murió en México el 14 de enero de 2014.

 

Texto publicado en el número 14 de la revista Punto y Coma

pyin040p

EDICIÓN IMPRESA