desde nivel B2 / política y sociedad / Por Laura Corpa

metoo

acento castellano

  • Glosario
  • Glossaire
  • Glossar
  • Glossário





Desde hace ya tiempo, las redes sociales1 se hacen eco deF noticias controvertidas y generan una enorme discusión pública, logrando que los medios y la sociedad se posicionen a través de sus perfiles sociales, debates y declaraciones. En esta ocasión las redes han dado alas aF un fenómeno feminista cada vez más poderoso de denuncia contra el acoso2 a las mujeres. Con la creación de la etiqueta3 #metoo (yo también) muchas mujeres del mundo del cine, del deporte y de otros campos profesionales han denunciado en primera persona el abuso de poder o el acoso sexual sufrido por productores, directores u hombres de gran relevancia en sus profesiones tras años de silencio. ¿Por qué ahora? ¿Por qué tras tanto tiempo?

WEINSTEIN, LA PUNTA DEL ICEBERG
Comencemos por el origen del movimiento. En octubre de 2017, el periodista Ronan Farrow (hijo de Woody Allen y de Mia Farrow) estaba trabajando en un reportaje de investigación para la cadena4 NBC. Durante casi un año había investigado a uno de los más poderosos productores en la industria del cine, Harvey Weinstein, tras escuchar rumores de que este había abusado en numerosas ocasiones de jóvenes actrices o aspirantes. En paralelo, y con la misma idea, dos reporteras de The New York Times, Jodi Kantor y la finalista del Premio Pulitzer Megan Twohey, escribieron un artículo el 5 de octubre en dicho periódico en el que la famosa actriz Ashley Judd y varias exempleadas de Weinstein contaban sus experiencias con el productor. El texto hablaba de “acoso sexual y contacto físico no deseado”.

Una vez terminado el reportaje de Ronan Farrow, la NBC decidió no emitirlo5, intentando huir del escándalo. Sin embargo, logró publicarlo en la revista The New Yorker, días después del de Jodi Kantor y Megan Twohey. En el artículo de Ronan, trece mujeres acusaban de acoso o abuso sexual al productor Harvey Weinstein desde la década de los noventa hasta 2015, incluyendo violaciones6 como la de la actriz Asia Argento. Dieciséis empleados del productor afirmaron haber sido testigos7 o tener conocimiento de avances sexuales no deseados o tocamientos8 en eventos profesionales o en el lugar de trabajo hacia actrices y modelos. La publicación de The New Yorker incluía un archivo de audio grabado por la policía de Nueva York donde Weinstein admitía haber manoseado9 a una modelo y confesaba estar “acostumbrado” a ese tipo de comportamiento. El escándalo acababa de comenzar. El consejo de administración de la compañía Weinstein despidió10 a su fundador, productor de numerosas películas de éxito como Pulp Fiction y Chicago. Hundido11, pedida la demanda de divorcio de su mujer y retirado, el productor acumula hoy más de un centenar de acusaciones de acoso sexual, vejaciones12, abuso de poder y violaciones.

Y ante la avalancha de acusaciones con la etiqueta #metoo en las redes sociales, muchos medios y periodistas se han preguntado por qué era necesario un hashtag para reunir fuerzas y denunciar algo que se había pasado por alto13 durante veinte años. La actriz y directora Asia Argento explica su razones: pensó que denunciarlo habría destruido su carrera. Además, se sentía culpable14 por no haber conseguido escapar y por no haber sido valiente para denunciar. Lo mismo afirmaron Mira Sorvino y Rosanna Arquette. No dijeron nada en su momento porque temían que el poderoso productor con más de ochenta Oscars podría vetarlas15 para futuros proyectos. Weinstein tenía mucho poder y la fama de arruinar la imagen de alguien en la prensa colocando historias negativas. Tras la publicación de estos dos artículos, Uma Thurman (protagonista de Pulp Fiction y Kill Bill) publicó en su Instagram un texto dedicado al productor alegrándose16 de que por fin recibiera su merecidoF y amenazó con hablar de su experiencia una vez recuperara la calma. Tras ella, Gwyneth Paltrow y Angelina Jolie también contaron casos de acoso cuando estaban comenzando su carrera.
 


 

* Encontrarás el reportaje completo en el número 71 de la revista Punto y Coma     

punto y coma 71

EDICIÓN IMPRESA