desde nivel B2  /  cine  /  crítica  /  Clara de la Flor /  foto: Alfonso Cuarón

shape of water

acento mexicano

  • Glosario

CUANDO LA IMAGEN HABLA

Roma tiene un ritmo pausado1 y coloca al espectador en el indiscreto lugar de un voyeur paciente. El ojo de Cuarón persigue a Cleo y al resto de personajes con movimientos de cámara tremendamente originales. A la hora de dormir, la sirvienta va apagando todas las luces del salón, en este momento la cámara está colocada en el centro de la habitación y persigue a la mujer hasta completar un giro de 180º sobre sí misma. Además, el blanco y negro y los larguísimos travelings2 le sirven al director para mostrar escenas de la vida cotidiana a la altura del neorrealismo italiano de Rossellini, De Sica y Visconti. Con esta corriente del cine, tiene además en común el haber trabajado con actores no profesionales, como Yalitza Aparicio (Cleo en la película). Y no podemos dejar de pensar en el director de cine español exiliado en México, Luis Buñuel, y en, en sus retratos decadentes de la burguesía3.

La fotografía del film es su valor más indiscutible. Es bella y real, y está al servicio de dar veracidad a la historia y humanizar a sus personajes. Las imágenes son absolutamente narrativas y ninguna de ellas es accesoria4. Hay quien piensa que Roma no es una película para todos los públicos. Se aproxima más a lo que llamamos “cine de autor” y a muchos les puede resultar hasta aburrida. Si ya la vieron y no les entusiasmó, desde aquí les animamos a leer esas imágenes y a descubrir el matiz5 que cada uno de sus planos le da a la historia.
 

 

TE PUEDE INTERESAR

México y el cine de Iñárritu, Cuarón y Del Toro